Siempre hemos tenido curiosidad por ver cómo íbamos a ser de viejos, y FaceApp nos ha ayudado a saberlo, pero ¿A cambio de qué?

Esta aplicación ya tuvo su ‘boom’ en el 2017 y ahora, en el 2019, ha vuelto incluso con más fuerza que entonces. Las imágenes de amigos y amigas con ochenta años han llenado los muros y stories de instagram, los grupos de familia de WhatsApp se han visto infestados de estos fotomontajes y, probablemente, tú, que tanto has criticado esta iniciativa, te has descargado FaceApp para ver qué pinta tendrás cuando pasen 60 o 70 años, aunque negarás haberlo hecho.

La app, en tela de juicio por sus problemas con la privacidad de sus usuarios

Acabamos de comentar la posibilidad de que hayas hecho usufructo de FaceApp sin que la gente se entere, pero… ¿Estás seguro de que nadie lo sepa?

Y es que no todo están siendo risas y expectación por ver cómo es uno de viejo o de vieja, es más, es todo lo contrario. Una vez el mundo entero ha caído en los encantos de esta aplicación, ha salido a la luz que nuestros datos y privacidad pueden estar en manos del creador de esta app.

¿Realidad o exageración?

Como todo lo que triunfa en Internet se pensó que se trataría de una moda que duraría escasos días, pero en cuanto llegó a EE.UU. esta aplicación fue cuando se analizó e investigo tal alcance.

El Gobierno de Estados Unidos, siempre al tanto de este tipo de peligros y más cuando se trata de origen ruso, empezó a investigar a conciencia FaceApp para aclarar si las imágenes que todo aquel que utilizaba esta aplicación estaba poniéndose en peligro.

El CEO de la empresa dueña del programa, Yaroslav Goncharov, tras el miedo generado, ha salido a explicar que “su programa guarda las fotos en la nube”. Dicha nube pertenece a Google Cloud o Amazon Web Service, de modo que así ahorrar espacio al borrarse las fotos pasadas 48 horas.

Lo que está claro que a pesar de las polémicas y miedos que tratan de inducir constantemente a través de este tipo de temas, los usuarios y consumidores habituales de internet parecen no temer a estos asuntos.