fbpx

Hoy no solo es el último día del año, sino de la década, y por tanto no podíamos faltar a la cita del típico ranking de los mejores anuncios de este estos diez años.

En esta década ha habido una cantidad de buenos y malos anuncios, pero como siempre pasa en el mundo de la publicidad, solemos quedarnos con los más llamativos, lo que no significa que sean los mejores, pero nosotros nos hemos basado en lo siguiente: Originalidad, sentido del humor, amor o la emoción que desprenden.

Primero:

Ausonia logró crear en apenas treinta segundos un anuncio que todo el mundo recordaría. Y es que la frase «es una fieshta» perdurará y perdurará en los anales de la historia de la publicidad.

Seguimos:

En un época en la que el ofenderse por algo es síntoma de orgullo, Campofrío lanzó su ya tradicional campaña navideña dándole voz a los «ofendiditos». La originalidad, el humor que desprende y las personalidad con las que cuenta son algunos de los detalles que hacen de este anuncio algo único.

En tercer lugar:

Y es que no podía faltar Estrella Damm en el ranking. Del mismo modo que antes pasaba con el anuncio de Freixenet en Navidad, ahora pasa con Estrella en verano. Su espíritu, musicalidad y ganas de disfrutar de esta estación del año marcan el verano. Eso sí, las expectativas contra la realidad del verano perfecto son calamitosas.

Luego:

Ruvavieja hizo llorar a toda España con este anuncio que nadie se esperaba. «El tiempo que nos queda» es un spot que logró encogernos el pecho a todos y hacer que solo quisiéramos una cosa: ver y darle un abrazo a nuestros seres más queridos.

Y por último:

Del mismo modo que hizo Ausonia, Limón y Nada; bajo el grito de «un palo» consiguió unir a todo un país. La simpleza y el humor una vez más hicieron mella, obteniendo uno de los anuncios más recordados.